...

Cuando escribo, pretendo recuperar algunas certezas que puedan animar a vivir y ayudar a los demás a mirar.

GALEANO, Eduardo


...

viernes, 8 de enero de 2010

La lucha de Pedro y su familia


Una parte de mi muere, cada vez que sé de alguien se nos adelanta por culpa de estas malditas enfermedades que no tienen piedad de nadie, que por más lucha, valentía y coraje como el que le dio Pedro al maldito linfoma, este seis de enero me entere que nuestro amigo Pedro, uno de mis compañeros de lucha murió, seguía el blog de él y su familia (la lucha de Pedro y su familia), murió en esa fecha tan especial, porque el era realmente una persona especial, que simplemente se ha ido un poco antes, pero que nos ha dejado un legado muy especial, su ejemplo de lucha y fortaleza para seguir adelante y es que toda esa lucha nunca habrá sido en vano, por que estoy segura que muchos aprendimos tanto de Pedro y que jamás lo olvidaremos.

Cada vez que pasa esto, me da tanta rabia, coraje e impotencia y me pregunto que es lo que tengo que hacer, que aún sigo aquí, ahora no solo lucho por mi, también por todos lo que nos han dejado y que necesitan que sigamos vivos para que ellos descansen en paz.

He recordado tanto a Monse y a Gaby, me hacen tanta falta... ¿podremos algún día comprender la muerte como algo natural?

Muere una parte de mi, aunque la que sigue viva se hace más fuerte y no quiere dejarse vencer.

Desde aquí le mando mi mas sincero pésame a toda la familia, que con su blog me sentía parte de ella... Un abrazo... Compartimos su dolor.

Encontré un poema que me gusto

Autor: José Luis Castillejos Ambrocio

Cuando alguien muere…también morimos.
Se nos va un poco de nuestra propia vida,
y queda en el recuerdo la sonrisa
de quien solo se adelantó unos pasos
en la rendición de cuentas al creador.
Cuando alguien muere,
queda ese silencio sepulcral,
esa falta de voz para atrevernos a decir:
Te aprecié… te amé!
Cuando alguien muere,
muere también Dios,
porque en su célula infinita
se pierde un gramo de arena del cosmos.
Cuando alguien muere,
queda el universo personal muy triste,
la amistad marchita, el lirio de ternura hiriente,
perdido en el oleaje de la nada.
Cuando un amigo, un padre, una madre,
un hermano o un hijo muere,
se muere por un instante el canto del viento
y la piedra muestra su rostro duro, adusto,
y el árbol cruje en una danza de dolor.
Cuando alguien muere ya no hay abrazos,
rosas, risas y recuerdos que valgan,
pues el que se fue ya no verá más la tarde,
el frío amanecer, el café humeante, el beso
andante y el cerrojo abierto.
cuando alguien se muere
nosotros también morimos un poquito.


Él es ahora un ángel más que nos cuida*

7 comentarios:

Luis Martinez dijo...

Comadre, quisiera poder expresar todas las cosas que pasan por mi mente, sin embargo solo puedo decirte que estás aquí para darnos una lección de amor, fortaleza, valentía, coraje y de una calidad humana enorme, he aprendido tanto al leerte, he descubierto tantas cosas que no tengo forma de agradecertelo. Sin embargo, hay demasiado que debes enseñarnos y no solo a mi, a mis hijos y a todos los que con tanto cariño te seguimos aquí. Se que a veces las palabras sobran, pero sabes que cuentas conmigo para lo que necesites. Te queremos mucho en esta casa.

Encarni Moreno dijo...

Gracias amiga,por tus palabras de ánimo y por ésta poesía tan bonita.Ahora toca seguir p'alante como siempre ha hecho él,jamás hay que dejarse caer,sóo un poquito pero para sacar más fuerzas,amiga ánimo y a seguir peleándo.Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Hola Lucerito, yo también sigo el blog de Pedro y la sensación de derrota e impotencia con este desenlace es común para todos nosotros. Nos queda el consuelo de que se enfrentó a la enfermedad con todas sus fuerzas, que no se rindió a las primeras de cambió, que plantó cara a la injusticia...Creo que esos son los verdaderos héroes en este mundo, junto con los que hacen grandes descubrimientos para prolongar la vida. Gracias a todos ellos mucha gente se salva de lo que antes era una muerte segura. No te desanimes y sigue su ejemplo, porque aunque se pierdan algunas batallas, al final ganaremos la guerra. Un abrazo muy fuerte.
mar

antonio dijo...

Buenas tardes.

Te escribo desde Granada, la ciudad de la Alhambra, ante todo felicidades por ser como leyéndote se ve que eres, simplemente MARAVILLOSA.

Por tu experiencia me gustaría que visitaras el blogs de alguien que forma parte de mí familia y que también esta pasando un mal momento desde hace 6 meses, creo que si lo estimas oportuno le podrías ayudar tanto a el como a su mujer.

http://manujurama.blogspot.com/


Deseándote de todo corazón que ganes esta dura partida y toda la suerte del mundo.

Un fuerte abrazo Antonio.

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Hola princesa:
Ese dolor duele cada vez más, sobretodo cuando estamos en la misma guerra.
Lo que pienso yo es que esos guerreros que se van, nos mandan aún más fuerzas para destruir al enemigo de nombre feo. Seguro que Pedro estará orgulloso de tu lucha, te ayudará y sobretodo no dejará que tropieces.

Un abrazo infinito

Doria dijo...

Preciosa, inocente, clara, pura y límpia, así te veo al leerte.
Enhorabuena por tu blog y gracias por visitar el de Manu, mi marido.
un beso

thabataly dijo...

La muerte nunca sera natural al leer la biblia encontre esto en Eclesiastes 3:11"11 Todo lo ha hecho bello a su tiempo. Aun el tiempo indefinido ha puesto en el corazón de ellos, para que la humanidad nunca descubra la obra que el Dios [verdadero] ha hecho desde el comienzo hasta el fin."
Dios puso el sentido de eternidad en nuestros corazones, por eso no es natural que nos queramos morir, la muerte no es parte de nosotros